jueves, 8 de octubre de 2009

Molinos de viento



Molinos de viento © Loli Pérez González

A veces me siento como don Quijote, luchando contra esos molinos de viento, altos, seguros, insensibles. Y yo cada vez más pequeña, frágil, impotente…
Porque lo que era antes, ya no lo es ahora, y lo que será después, lo ignoro.
Hay días en los que parece que les puedo vencer, cabalgando sobre mi Rocinante imaginario, y otros que de una envestida me tiran al suelo me dejan echa un harapo, sin fuerzas y apenas puedo levantarme.
Pero al final, respiro hondo, tomo impulso, clavo la lanza sobre suelo duro, subo de nuevo a mi Rocinante imaginario y vuelvo a empezar.
Mientras tenga fuerzas, fe y esperanza, ahí estaré sin descanso en lucha con esos molinos de viento altos, seguros, insensibles que me volverán a derrotar una vez más, con un leve empujoncito cada vez que puedan. Pero me levantaré y les plantaré cara una mil veces sin descanso.

2 comentarios:

  1. Cuantas veces nos caemos en la vida sin ser Don Quijote y sin tener un apoyo nos volvemos a levantar.
    Una cosas esta clara, Loli, como uno se quiere no le quiere nadie.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón llevas, Miguel.

    ResponderEliminar

Tu comentario es mi fuente de energía para escribir: